OPEN DE AUSTRALIA

Thiem, escollo entre Djokovic, el número uno y su 17º grande

Djokovic se enfrenta este domingo (09:30, Eurosport) a Thiem en la final del Open de Australia. El austriaco ha ganado en sus dos últimos duelos.

Thiem, escollo entre Djokovic, el número uno y su 17º grande
AO

La Rod Laver volverá a ver en acción en una final al jugador que más éxito ha tenido en la historia del Open de Australia: Novak Djokovic, siete veces ganador en Melbourne y que intentará revalidar por cuarta vez el título (lo hizo dos veces seguidas entre 2011 y 2013, y en 2016 tras haber vencido en 2015). Dominic Thiem será el último escollo entre el serbio, el número uno del mundo que recuperará en detrimento de Rafa Nadal si triunfa, y su 17º Grand Slam, con el que recortaría a dos su desventaja en trofeos con el español (19) y a tres con el líder absoluto, Roger Federer (20).

No lo tendrá nada fácil Djokovic ante Thiem, un tenista mejorado en pista dura desde que le entrena el exjugador chilena Nicolás Massu, que jugará su tercera final en un major (las perdió contra Nadal en Roland Garros 2019 y 2019). Además, ya sabe lo que es ganar a Nole. De hecho, lo hizo en sus dos últimos enfrentamientos, en las semifinales de París de 2019 y en la fase de grupos del Masters de Londres en el mismo año. Anteriormente le eliminó, también en Francia, pero en los cuartos de final de 2017. El balance global favorece por 6-4 al balcánico.

A Thiem le sobran motivaciones y no tiene nada que perder y mucho que ganar ante Djokovic, que tendrá toda la presión encima ante un público que probablemente le apoyará, pero que estará bastante dividido porque enloqueció el jueves pasado con la victoria del austriaco contra Nadal, que fue un auténtico recital de potencia y espíritu de lucha. Si gana, Dom será en 150º campeón de Grand Slam de la historia, una cifra redonda, y el primer nuevo campeón desde Marin Cilic en el US Open de 2014. Acompañaría a su compatriota Thomas Muster como segundo campeón austriaco en majors. Y sería el primer tenista nacido en los 90 que logra levantar un trofeo de la máxima categoría, y el que lo haría siendo el más joven (26 años y 152 días) desde el mencionado título de Cilic (25 y 354). Otro aliciente: si supera a Nole, le habrá ganado a él y a Nadal en el mismo campeonato, algo que sólo pudo hacer Stan Wawrinka precisamente de camino a su triunfo en Australia en 2014.

Enfrente, Djokovic querrá salvar la racha hasta ahora imparable del Big Three desde 2017. Entre él, Federer y Nadal se han repartido todos los títulos. Este sería el 13º seguido. Además, si gana el octavo en Melbourne, sería el tercero que cosecha ocho o más títulos en un mismo Slam, después del balear (12 en Roland Garros) y del suizo (ocho en Wimbledon).

Djokovic y Thiem se medirán por primera vez en una final y será, probablemente, a techo descubierto, porque no se prevé que llueva de nuevo este sábado en la capital del castigado estado de Victoria. Los meteorólogos vaticinan un 10% de probabilidad de precipitaciones y una temperatura máxima agradable, sobre los 25 grados con cielos semicubiertos. Todo está listo para un gran encuentro.