Trungelliti: 1.035 km en coche para ganar como 'lucky loser'

ROLAND GARROS

Trungelliti: 1.035 km en coche para ganar como 'lucky loser'

Marco Trungelliti

CHRISTOPHE SIMON

AFP

El argentino, que perdió en la tercera ronda de la previa, fue llamado para suplir la baja de Kyrgios y vino de madrugada desde Barcelona, donde reside. Ha vencido a Tomic.

París

La de Marco Trungelliti ha sido una de las historias más curiosas y que han despertado un mayor interés en lo poco que va de competición en Roland Garros. El argentino de 28 años y 190º del mundo perdió en la tercera ronda de la previa contra el polaco Hurkacz y se marchó a Barcelona, donde reside, sin pensar que la suerte podía darle la oportunidad de jugar por tercera vez en el cuadro final del Grand Slam parisino.

El domingo, el australiano Nick Kyrgios anunció que no participaría en Roland Garros y fue así como Trungelliti se convirtió en el octavo lucky loser del cuadro masculino, siguiendo los pasos de Bolelli, el rival de Nadal, Bemelmans, Safwat, Zopp, Stakhovsky, Polansky y Otte (en el femenino estaban Jakupovic y Rus). Y es que este año han aumentado las renuncias antes del inicio de los partidos de la primera ronda, con el consiguiente descenso de las retiradas en pleno juego, gracias a la puesta en marcha de una norma que dicta que si un tenista se retira antes de jugar su primer compromiso percibe la mitad del premio que se le concede al perdedor (40.000 euros), y su sustituto, llamado lucky loser (perdedor afrotunado) se lleva la otra mitad.

Marco Trungelliti y su hermano, Andre. Detrás, su madre, Susana, y su abuela, Lela.

El jugador nacido en Santiago del Estero recibió la llamada de la organización y no se lo pensó dos veces. Su familia y él cogieron el coche en Barcelona y pusieron rumbo a París: 1.035 kilómetros y unas 10 horas de viaje para llegar de madrugada, a tiempo de firmar una hora antes del fin del plazo estipulado para el registro antes del partido contra Bernard Tomic.

El esfuerzo merecía la pena, porque a los 21.000 euros ganados por llegar a la tercera ronda de la qualy, solo por jugar ante el australiano sumó otros 20.000. Pero no se quedará ahí, puesto que pese al cansancio de un traslado incómodo por carretera, delante de su abuela, Lela, de su madre, Susana, y de su hermano, André, Trungelliti ha podido vencer al díscolo e irregular Tomic (6-4, 5-7, 6-4 y 6-4) y en segunda ronda se enfrentará al italiano Cecchinato. Si cae, se irá con 79.000 euros, más los 21.000 de la previa y los 20.000 de la primera ronda (la mitad de 40.000). En total, tiene garantizados 120.000, muchísimo más de lo que lleva acumulado este año en ganancias (30.100). Así es la vida de la clase media del tenis.

"Mi abuela armó el viaje"

"Mi abuela tenía costumbre de armar viajes con mi abuelo en solo cinco minutos y así lo hicimos", reveló Trungelliti, que reconoció que él también había conducido en el trasladó exprés: "Yo manejé unas cuatro horas, mi hermano las seis restantes. Escuchamos música, tomamos café... Sabía que para hoy (lunes) estaba mentalmente preparado, físicamente no sabía. Nunca estuve en una sala de prensa con tanta gente y tan grande, pero como no tengo redes sociales no estoy pendiente de lo que dicen. Es mi mujer la que me informa", culminó

0 Comentarios

Normas Mostrar