NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

Valverde y Kroos, un alivio al alza

Actualizado a

Sin apuros clasificatorios, con la única ambición de asegurar la trascendental condición de primero, el Madrid jugó a pasárselo bien y lo logró a ratos. Amaneció igual de mal que de costumbre, se conectó después de la mejor manera hasta perderse por completo preso de la relajación y brindó un gran final con los alegrones de Nico Paz y Joselu. Los nombres fueron más importantes que el juego por el aspecto recreativo del partido y ahí pesan las figuras de siempre. A la clase magistral permanente de Bellingham se añadió la exquisitez goleadora de Rodrygo, el liderazgo creativo de Kroos y la corrección efectiva y efectista de Rüdiger. Cuatro jugadores que ratificaron su jerarquía en un Madrid que va por el camino correcto. Ancelotti volvió a repetir con Valverde y Kroos en la base para ordenar con y sin balón, una sociedad que tiene pinta de duradera. La mezcla suena bien, aunque todavía necesita afinación.

La idea de Ancelotti es proteger a Kroos, que siempre ha renegado del papel de mediocentro único. Se siente mejor acompañado con otro futbolista que le ayude en las coberturas tanto en la banda como a los centrales y en el repliegue defensivo. La energía de Valverde le permite estar en varios sitios a la vez y descarga de responsabilidad al alemán, cuya autoridad se escenifica durante la posesión blanca. Los cambios de orientación para Carvajal, la multitud de recursos técnicos y las llegadas a la frontal del área reflejaron el alto rendimiento de Kroos. Al igual que a Bellingham, Ancelotti le ha dado un contexto de cierta libertad para lucir con este retoque táctico. A Valverde se le ve menos, más acotado su despliegue, pero su aportación al bloque resulta de similar importancia. Ancelotti ha encontrado un alivio oportuno a las lesiones de Tchouameni y Camavinga con ese doble pivote que puja por afianzarse a largo plazo. Además, el italiano gana un espacio para Modric, visto que Ceballos no le va a entrar nunca por los ojos, con toda la razón del mundo. El Valverde-Kroos aparenta ser una solución creíble a futuro.

Inacción colectiva

Ampliar

Al desmarque de Anguissa que supuso el 2-2 no reaccionó ningún jugador del Madrid. La imagen es significativa y expresa la distancia entre Kroos, Valverde y Alaba. El austríaco está muy lejos de la que debería ser su zona de influencia. Un boquete con consecuencias.

Sigue el canal de Diario AS en WhatsApp, donde encontrarás todas las claves deportivas del día.

Normas