Carletto, el técnico más grande de la historia

Existen muchas maneras de contar una realidad y hay que reconocer que, en el fútbol, algunos se han convertido en maestros del relato. Unos entrenadores, como Pep Guardiola, por ejemplo, describen como nadie su papel en las victorias de su equipo hasta sublimarlo de forma increíble. Resulta que, al final, lo que queda en los artículos de prensa, en la radio, en la tele y en la memoria colectiva de los aficionados al fútbol es la importancia de su persona por encima de todos los demás. Y luego está Carlo Ancelotti, un hombre sencillo, simpático, humilde, familiar, muy amigo de sus amigos y profundamente respetuoso de los demás y del club donde trabaja. Un genio que no va de genio y que no pone en escena sus acciones y sus conocimientos.

Ancelotti actúa así porque, básicamente, es su personalidad más profunda, porque es el resultado de su educación. Pero hay algo más. No le hace falta componer un relato que maquilla y mejora la realidad porque es el entrenador más grande de la historia. El mejor, simplemente el mejor. No lo digo yo, lo dicen las cifras. Ningún técnico ha ganado cuatro Champions. Además, Carletto ha hecho esta hazaña con dos clubes diferentes de dos países diferentes. Sin hablar de las dos Orejonas que conquistó como jugador. Seguro que algunos le buscarán un "pero" para explicar que los filósofos del fútbol son mejores que él aunque no ganen tanto pero los madridistas no se dejan engañar. No se tragan los cuentos, cuentan las copas con tres manos.