Florentino vino para lo importante

Se van a cumplir 22 años de la llegada de Florentino Pérez a la presidencia del Real Madrid. La cosecha de títulos ahí está. Pero no es lo que ha guiado al presidente durante estas dos décadas. Florentino presentó candidatura contra Lorenzo Sanz, que venía de ganar dos Copas de Europa, porque la deuda ascendía a 43.000 millones y no se podía pagar la luz, el equipo perdía valor, el estadio se caía a trozos y había un riesgo alto de que los socios perdieran el control del club. Los jeques estaban al acecho.

Florentino ganó las elecciones con un programa de diez puntos al que llamó 'Decálogo Blanco'. Ese documento, ya casi un incunable, lleva impreso el escudo del Real Madrid en cada página. En el punto 4 puede leerse "el derecho del socio es ser dueño del club y exigir un modelo de gestión profesional y eficaz". A continuación, punto 10, se lee: "El socio tiene derecho poder decidir sobre el futuro del Real Madrid y en especial sobre el estadio Santiago Bernabéu, para que nunca sea demolido y que el club no se convierta nunca en Sociedad Anónima". En el mismo 'Decálogo' se habla de una nueva Ciudad Deportiva de 120 hectáreas (Valdebebas), del incremento anual de los ingresos y de la vocación del club de tener a los mejores jugadores del mundo. Mbappé no ha venido. Pero Florentino ha cumplido con lo que era y es importante de verdad.