Rüdiger, potencia y pasión

El Real Madrid sigue vivo en la Champions gracias a una delantera que, llegadas las grandes citas tanto a nivel nacional como internacional, nunca falla. Eso sí, los cuatro goles encajados en el Etihad dieron muestra una vez más de la necesidad de reforzar una zaga que carece desde hace tiempo de un líder indiscutible. A día de hoy, el defensor que cumple con esas características al cien por cien es el alemán Antonio Rüdiger, jugador que no solo se ha convertido en el guardián de la zaga que respaldó al Chelsea durante la conquista de la Champions del año pasado, sino que con su fuerte carácter también ha enamorado a una afición que le echará mucho de menos cuando busque nuevos retos en verano.

Rüdiger es pura pasión, tanto por su manera de defender como por su manera de celebrar los goles que también suele aportar a su equipo. No importa que sea con la Mannschaft, donde Hansi Flick le ha entregado las llaves de su defensa, o con el Chelsea, donde sigue con la espinita clavada de su suplencia bajo las órdenes de Lampard. Tuchel le devolvió a un primer plano y Rüdiger rindió, convirtiéndose a la vez en el alma del vestuario del Chelsea. De cerrar su fichaje, el Madrid no solo incorporaría a uno de los centrales más en forma del planeta, sino sobre todo a un futbolista de lo más carismático que no tardará en meterse al Bernabéu en el bolsillo.