No olvido lo de Riad en 2008

El Madrid regresa a Riad, la capital de Arabia Saudí. No me refiero a la Supercopa de 2020, conquistada en Yeda, una bonita ciudad con playa situada a 948 kilómetros de Riad. El precedente, que obliga a estar advertidos, data de 2008. El Madrid acababa de ganar su segunda Liga consecutiva, con el añadido de haber sacado 18 puntos al Barça (casi como ahora) y haber protagonizado el equipo azulgrana un histórico pasillo al campeón en el Bernabéu. Xavi estaba allí, o sea que sabe de lo que hablo...

Volvamos al nefasto precedente de Riad. Los blancos aprovecharon el efecto 'Campeón' y sacaron dos millones de euros a los árabes por jugar un amistoso en el estadio Rey Fahd, el mismo de este miércoles, perdiendo ante el Al Nasr por 4-1. Algo engañoso, porque con los titulares los de Schuster iban ganando con firmeza (0-1, gol de Robben), pero con el carrusel de cambios de la segunda parte los árabes pasaron por encima de los blancos. Solo es una simple anécdota, pero hay que tomar nota...

Es verdad que por las inercias de ambos equipos el Madrid llega con el viento de cola y los apostantes no arriesgan a favor de Xavi. Pero yo no me fío y espero un Madrid inmisericorde, que juegue a mil revoluciones y que huela la sangre. Si el Barça está tocado y con dudas, no hay que apiadarse bajo ningún concepto. Al enemigo, ni agua. Un triunfo en este Clásico en tierras árabes supondría un punto de inflexión con daños colaterales para esa permanente huida hacia adelante de Laporta ("Hemos vuelto", dixit) y un refuerzo total para la propuesta feliz de Ancelotti. No más amistosos en Riad. Lo de este miércoles es muy serio.