Militao, borrón y cuenta nueva

El central brasileño se complicó la vida y complicó el partido a sus compañeros con un error grosero que penalizó al equipo durante el resto del choque. A partir de ahí Militao no fue capaz de levantar cabeza y tuvo un arranque de año poco afortunado justo en el momento que menos se esperaba, porque si ha habido un tipo fiable para Ancelotti desde que empezó la temporada ese ha sido Militao. El Madrid es exigente y te pone nota cada día y cada partido, pero el fallo del defensor será pronto un mal recuerdo si vuelve al nivel con el que fue capaz de terminar el año.

El chaval ha demostrado ser muy duro mentalmente y ha pasado de ser un suplente sospechoso por su rendimiento cada vez que aparecía en el campo a titular indiscutible y un seguro atrás por su capacidad física y su contundencia. Ser central titular en el Madrid es un empleo de riesgo y Militao ha aceptado el desafío con la tranquilidad y jerarquía de los tipos especiales. Por arriba y al espacio se muestra inexpugnable y la confianza y los minutos le han dado cierta tranquilidad a la hora de sacar el balón. En breve llegarán los partidos a cara o cruz, choques en los que no existen segundas oportunidades y que marcan la diferencia entre los buenos y los grandes. Hasta ahora Militao está cumpliendo con nota y su error ante el Getafe quedará en anécdota si es capaz de mantener el nivel cuando lleguen las curvas y se muestra firme a la hora de agarrar el volante.