Marcos Llorente, de Cibeles a Neptuno

Marcos Llorente Moreno vuelve al Bernabéu vestido de colchonero. El futbolista madrileño personifica el derbi de Madrid, el mejor de la vida. Viene de una familia eminentemente madridista, pero con detalles atléticos como que su abuelo, Ramón Moreno Grosso, fue cedido al Atlético de Madrid y le ayudó con sus goles a evitar el descenso en 1964 y su padre, Paco Llorente Gento, puso en pie al Calderón en los 80 con la habilidad y vistosidad de los extremos verticales y regateadores de época.

Como sobrino nieto de Francisco Gento López, mito madridista, Marcos estaba llamado a triunfar en el Bernabéu por genética. En esas andaba. Después de un año de cesión triunfal al Alavés como mejor medio defensivo de la Liga, fue también el MVP del Mundialito de clubes que ganó el Madrid con Solari en diciembre de 2018. Pero a Zidane no le gustaba y, pudiendo ir al Manchester United o al PSG, le pidió a Florentino que le dejara fichar por el Atlético. Su deseo de saltar del Madrid al Atleti simboliza el crecimiento del equipo rojiblanco con Simeone en la última década. Y de colchonero ha progresado hasta convertirse en uno de los mejores centrocampistas del mundo en el fútbol actual de transiciones, aunque hoy parece que jugará de lateral, donde también destaca hasta el punto de jugar de titular en esa demarcación en la Selección de Luis Enrique. Hoy los Llorente van con el Atleti, el equipo del que era el tío Paco Gento de pequeño, según contaba el hoy el presidente de honor del Real Madrid en De Cibeles a Neptuno, la mejor serie sobre el Madrid y el Atleti jamás hecha. ¡Viva Madrid!