La Nations es un bálsamo para Deschamps

De la Francia inexpugnable que nos deleitó en el Mundial de Rusia y que arrasó con todo lo que se le puso por delante quedan pocos reductos. La eliminación en manos de Suiza en la última Eurocopa ha puesto en entredicho a un Deschamps que era cuestionado incluso cuando ganaba por ser un técnico resultadista con una plantilla de enorme calidad. Las tornas han cambiado y Francia tiene hoy ante Bélgica una oportunidad de oro de reivindicarse, como ya lo hiciera en 2018 en unas semifinales que aumentó todavía más una de las rivalidades con más tensión de la historia de las selecciones.

Esta Francia poco o nada tiene que ver con aquel telón de acero que logró la cima proclamándose campeón del mundo. Benzema ha vuelto como timón del capitán, de Giroud ya nadie sabe nada y Theo Hernández es el lateral izquierdo del equipo con su hermano Lucas volviendo al eje de la zaga. Esta selección, plagada de talento, ha incorporado caras nuevas como las de Veretout, Tchouameni, Diaby o el propio Theo. Deschamps, muy criticado durante los últimos meses, necesita ganar esta Nations League para reavivar a un vestuario más débil tras la eliminación ante Suiza. Será el penúltimo torneo del técnico, el último antes del Mundial de Catar en el que pondrá punto y final a un ciclo ganador y que ha cambiado por completo la historia de la selección francesa.