Luka, Case, ¿dónde van con tanta prisa?

Decía David Trueba en 'Cuatro amigos' que la juventud no se acaba cuando se te cae el pelo o te vas de casa. Eso son tonterías. La vejez comienza cuando los futbolistas de tu edad se retiran. Eso es así. Aparecen en tu liga de colegas equipos de veinteañeros que te atropellan. El tercer tiempo gira en torno a quién tiene un hermano pequeño que oxigene el equipo mientras convences a tus amigos de que den los pases al pie. Me gusta imaginar conversaciones parecidas en la santísima trinidad del centro del campo madridista de las últimas temporadas.

Casemiro: "Luka, Toni. Vienen solos".

—Modric: "¿Qué quieres tío? Si desbordo en las bandas, no tapo".

—Kroos: "A mí no me miréis. Hago lo que puedo".

Las caídas blancas de los últimos años en Europa ante el Chelsea, Manchester City y Ajax evidenciaron que los enérgicos y rápidos equipos que ocupan a máxima velocidad y precisión cada centímetro cuadrado del césped durante 90 minutos se hacían molto longos para los tres históricos centrocampistas.

Y empezaron a llegar los chavales. Primero Valverde (nació después de la Séptima) y ahora Camavinga (nació después de la volea de Zidane). Estos corren, ganan los duelos, hay que regatearlos varias veces para superarlos. Son rápidos y resistentes. Y tienen su técnica. Pero les falta experiencia y pausa. No sabemos si también talento. Eso el tiempo lo dirá.

—Kroos: "Luka, Case, ¿dónde van con tanta prisa?".

—Modric: "No sé, Toni. Cuando aprendan a frenar entenderán de qué va esto".

—Casemiro: "Chicos, os echo de menos".

La reaparición de Kroos el pasado martes fue un choque cultural en la oficina. Desplazó al enérgico Camavinga al lateral izquierdo y se puso a reparar la nave espacial a base de sus matemáticos controles y pases. Cada minuto que pasen Valverde y Camavinga con los tres magníficos será una masterclass como las de Benzema a Vinicius, que ha pasado del "no se la pases hermano. Juega contra nosotros", a convertir al brasileño en su socio.

—Camavinga: "Fede. ¿Estos viejos juegan mejor que en la Play?".

—Valverde: "No te lo imaginas".