Alcanzar todo el potencial

Pep Guardiola dijo ayer en rueda de prensa que no sabe cómo defender a Messi, Neymar y Mbappé porque el talento es incontrolable. Que son muy buenos, que no sabe cómo pararlos, que hay que hacerlo entre todos. El técnico catalán ha explicado en alguna ocasión que los mejores ataques a los que se ha enfrentado son los del Barcelona de Luis Enrique con Messi, Neymar y Luis Suárez, y los del Liverpool de Klopp con Mané, Salah y Firmino, así que cabe hacerse la pregunta si éste del PSG puede llegar a esos niveles. La teoría dice que sí.

Sin embargo, al PSG todavía le falta acomodar a su última pieza del puzzle. Si entre Neymar, Mbappé y compañía ya han conseguido alcanzar la semifinal de la Champions League, con Messi se intuye que el siguiente escalón es más asequible. "Este PSG tiene jugadores arriba del mismo nivel pero el fútbol necesita tiempo, aunque la gente a veces no lo da", decía Guardiola, que ha vivido un proceso similar en las últimas temporadas en el Manchester City. Ha gastado lo que ha querido gastar y ha reforzado casi todas las posiciones que ha querido reforzar. Sólo hay una excepción: la de delantero centro, este mismo verano, ya que Harry Kane no llegó.

El Manchester City no tiene un Messi, no tiene un Neymar, no tiene un Mbappé, pero ha sabido conducir a De Bruyne hasta su máximo potencial, a Bernardo Silva hasta su máximo potencial, a Ruben Dias hasta su máximo potencial. La gran mayoría de futbolistas que han pasado por su plantilla han alcanzado su versión más perfecta, véase Gündogan, Laporte, Mahrez, Ederson. También han criado a un fuera de serie como Foden. La gran mayoría, además, no llegaron siendo las estrellas que hoy sí son. El proceso les ha llevado a dominar Inglaterra y a rozar la gloria de la Champions League, una sensación que comparten con el PSG. Pochettino tiene el reto de acoplar a sus estrellas. Cuanto antes. Ningún equipo de Europa tiene un elenco similar. Si alcanza todo su potencial, el PSG será un espectáculo.