Benzema, el líder total

Con el permiso de la exhibición de Vinicius, el regreso al Bernabeu pasará a la historia por otro partido tremendo de Karim Benzema. El francés, al que el brazalete de capitán le sienta como un guante, continúa con su idilio permanente con el juego y con el gol. Su influencia en el fútbol del Madrid es colosal y así se lo reconoció Ancelotti, que se metió en el campo para fundirse en un abrazo con su futbolista fetiche.

Benzema ha encontrado el equilibrio mental necesario para disfrutar al máximo de su profesión cada minuto de cada día y eso se refleja cada vez que salta al campo. Es evidente que físicamente está mejor que cuando era un chaval, pero el salto cualitativo lo ha dado en actitud y personalidad.

El joven jugón con aire de despiste y cierto conformismo ha dado paso a un futbolista total con mentalidad de líder que pega el paso al frente cuando el grupo lo necesita. Ni su vuelta al equipo nacional le ha restado atención en el objetivo que lleva persiguiendo con éxito desde hace ya bastantes temporadas: ser cada día mejor profesional y encontrar al final del camino una recompensa al alcance solo de los elegidos, SER LEYENDA.