Una Vuelta vista para sentencia

La etapa 19 de la Vuelta a España fue rápida, con mucha lucha y vimos a un grupo grande de corredores que se lo pusieron muy difícil al pelotón. Cort Nielsen consiguió la tercera victoria en esta Vuelta, las mismas que Roglic y Jakobsen, los más laureados hasta el momento. Ganó en Cullera, lo hizo también en Córdoba, y en esta ocasión volvió a ganar al esprint. Era el favorito, aunque eso no te asegura nada, y él lo ha refrendado. Tenía al pelotón muy cerca, pero consiguió ganarles el pulso. Una vez que vio que llegaba antes que el pelotón, de entre los fugados, se veía el más rápido. Y así fue. 

Por su parte, Bernal ya está muy lejos del podium, lo que quiere es intentar la victoria de etapa. Desde hace unos días es ya su objetivo principal. No ha sido el gran Bernal que todos esperábamos, pero ha sacado todo lo que ha tenido dentro.

La gente piensa que la penúltima etapa no va a ser dura, pero, por lo que tengo entendido, es una etapa que va a hacer mucho daño, y como bien saben los corredores, llegan muy justos a este final. La única incógnita que queda por resolver es saber quién ganará la etapa del sábado, porque la del domingo tiene nombre y apellido: Primoz Roglic. Los tres puestos del cajón están claros. No creo que Mas le meta miedo al esloveno. En Lagos dio el golpe y luego se limitó a conservar su ventaja. No tiene por que pasar mañana ningún tipo de apuros, está más fresco que el resto tanto física como mentalmente.