De Ramos y Puyol a Eric... España, proa a la repesca

Cuando uno ha visto jugar a una pareja de centrales como Puyol y Ramos corre el riesgo de medir mal a lo que llega después. Pido perdón de antemano. De Laporte no tengo queja, porque puede gustar más o menos, pero es un central. De Eric no puedo decir lo mismo.

No obstante, la culpa no es de Eric. Es de quien le pone. En este caso Luis Enrique. Que salga Suecia con Isak y Kulusevski y que Íñigo Martínez y Albiol lo vean desde el banquillo sólo lo entiende el asturiano. Conociéndole, insistirá. Bien, pero no está el balcón para geranios. El resultado en Estocolmo pone a España proa a una repesca en la que 12 equipos buenos se disputarán tres plazas para el Mundial, cita a la que no faltamos desde 1974. Luis Enrique sólo tenía cuatro añitos. La Roja firmó su primera derrota en 28 años en una fase de clasificación.