El Real Valladolid es el PSG de la Segunda División

Ahora que con la llegada de Messi al PSG, se dice que el club parisino tendrá el mejor equipo de fútbol del mundo y ganará todos los títulos sin bajarse del autobús. En lo que se refiere a nuestro Real Valladolid, a día de hoy si puede mantener a todos los futbolistas diferenciales hasta el cierre del mercado de fichajes, podemos decir que tenemos la mejor plantilla con diferencia de Segunda División. Porque no nos engañemos, esta plantilla no se confeccionó para Segunda División la temporada anterior, se firmaron futbolistas no solo para mantenerse en Primera División sino para estar en la zona templada de la tabla de la categoría de oro del fútbol español y no pasar apuros. Así que el ascenso no es el objetivo, es la obligación del Pucela desde el segundo uno esta temporada.

He podido ver en primera persona los tres amistosos que ha disputado el Real Valladolid este verano y las sensaciones que deja el equipo son muy buenas antes del inicio de la competición. Pacheta tiene que recuperar la mejor versión individual de cada futbolista para que la ponga al servicio del equipo. Se le puede ver especialmente cariñoso con los futbolistas que sabe que generan interés en equipos de Primera División y de otras ligas, como Lucas Olaza, al cual le otorga muchos galones dentro del equipo para que se sienta importante, Marcos André, al que considera básico en el frente ataque junto a Shon Weissman y a Toni Villa, al que sabe que va necesitar en muchos partidos de esta temporada en Segunda División. Todos ellos cuentan con ofertas de otros equipos, y el entrenador lo sabe perfectamente. El técnico burgalés ya ha decidido quienes son los futbolistas que no quiere para este duro año y que son necesarios colocar para liberar masa salarial y cumplir con los requisitos de la categoría: Sergi Guardiola, Orellana y Roberto. Motivador como pocos, el de Salas de los Infantes quiere contar con los mejores futbolistas para afrontar el reto de ascender a Primera División esta temporada.

En cuanto a la afición, se muestra muy ilusionada, no necesita fichajes ni nada parecido. Lo único que necesita es que el club de Ronaldo Nazario no venda a los futbolistas llamados a marcar diferencias en la categoría de plata del fútbol español, sobre todo a la Santísima Trinidad: Lucas Olaza, Marcos André y Shon Weissman. De momento, el club se está mostrando firme ante las propuestas de otros equipos cuando presentan ofertas que consideran insuficientes. La afición pucelana desea que el Pucela de esta temporada sea el Espanyol de la anterior, pueda liderar la clasificación desde la primera jornada hasta la última y el equipo ascienda como primero. Sueña con ver a Weissman como máximo goleador de la categoría y marcar los casi 40 goles con los que llegó como carta de presentación al Real Valladolid desde la Liga Austriaca; a Marcos André hacer jugadas espectaculares y dar asistencias al goleador israelí; a Lucas Olaza, marcar goles de libres directos, defender, dejarse la piel y ser seguramente el mejor futbolista de Segunda División. Porque la afición del Pucela, no le va pedir al equipo ganar para ascender, le va exigir que lo haga jugando bien al fútbol, mandando en los partidos y goleando en muchos de ellos. Saben que no se merecen menos, después de una temporada muy decepcionante que acabó con los huesos del equipo en Segunda División.

La conclusión es que por tener el mayor presupuesto, la mejor plantilla, al entrenador más deseado, el mejor estadio, las instalaciones de entrenamiento más espectaculares y al presidente más mediático de la categoría; al Pucela se le debe considerar el PSG de la Liga SmartBank y tiene la OBLIGACIÓN de ascender esta temporada y si puede ser como PRIMERO. Cualquier otro escenario a día de hoy, no se contempla y cualquier resultado que no fuera ascender esta temporada sería un total y absoluto FRACASO.