Italia, con el espíritu de 2006

En el mes de julio de hace justo 15 años, Italia cosía la cuarta estrella de su camiseta. Lo hizo bajo el cielo de Alemania, país al que vuelve, esta noche, para jugarse otro trozo de historia. La Azzurra no estará sola en Múnich, a la que muchos definen "la ciudad italiana más en el norte", y es inevitable pensar en las maravillosas noches de aquel Mundial. Esta Nazionale no tendrá los nombres propios de aquella, pero algo en común sí hay. Los de Mancini, como los de Lippi, empezaron la competición sin ser favoritos y poco a poco, partido a partido, se están ganando este cartel.

Los octavos de 2006 fueron durísimos, ante Australia, mientras que esta vez tocó sufrir con Austria. Esa Italia tenía un lateral héroe, Grosso, y esta lo ha encontrado en Spinazzola. Bélgica es un gran equipo, pero hoy Mancini puede demostrar que 31 partidos sin derrotas y 12 victorias consecutivas no se encadenan por casualidad. Wembley le espera.