A Sergio Ramos le espera su quinta Champions

Anoche finalizó por contrato la vinculación con el Madrid del futbolista más determinante que hayan visto mis ojos jugando en la posición de central. Sergio Ramos ha salido de una forma fría del club al que honró durante 16 años, pero entre sus millones de seguidores su recuerdo sigue muy caliente. No es hora de pasar facturas ni de valorar quien tuvo más o menos razones en una negociación que, por desgracia, nació viciada desde el minuto uno. Ha quedado claro que el club no tenía demasiado interés en prolongar la relación del sevillano con el Madrid, a la vez que asumo que el camero tampoco supo jugar bien sus cartas y en algunas situaciones se lo puso fácil al club para justificar su adiós.

Lo importante es que ahora Sergio acierte en su próximo destino. Todo apunta al PSG y me parece una decisión muy acertada. Allí mantendrá su nivel competitivo en lo más alto y aspira a la que sería su quinta Champions. Duele imaginarle levantando la Orejona con otra camiseta, pero si el Madrid no estuviese en esa final yo seré el primero que me pondré su camiseta para ir a animarle. Hay gente con poca memoria y desagradecida, pero su gol de Lisboa mejoró la calidad de vida de millones de madridistas.