Ni siquiera me vale ya 'Gales Bale'

Soy tan facilón que el día que Bale se exhibió ante Turquía, a pesar de fallar un penalti, me ilusioné con esa versión 'Gales Bale' que hasta hace poco lo convertía en un jugador interesante pese a sus famosos Guadianas. Zidane y Mourinho saben bien de qué hablo porque lo sufrieron en sus carnes. El capitán de la selección galesa ha mostrado un compromiso máximo en la Eurocopa. Ha sacado reiteradamente de banda como si fueran córners, ha surcado la banda (mientras tenía pulmones) como en sus tiempos de blanco en Mestalla, ha dado arengas a los suyos antes y después de los partidos recordando quien portaba el brazalete de capitán... Imágenes que en el Bernabéu nos parecen de ciencia ficción. Gareth no daba por aquí esa imagen de compromiso. Never.

Por eso, su triste y fría despedida de la Eurocopa saliendo goleado ante Dinamarca y dando una imagen alejada de la estrella que se supone que es me obliga a decir las cosas por su nombre. Le queda un año de contrato con el Madrid y ya sabemos que Ancelotti, un sabio en las relaciones personales, puede hasta comprometerle al principio. Pero no me fío de Gareth un pelo. Haciendo un juego de palabras con su apuesta capilar, me atrevería a decir que me tiene hasta el moño. Bale es el mejor pagado de la plantilla y en su cabeza está más cerca la retirada que la 14...