El mejor medio de la Liga debe jugar en su sitio ante Croacia

Cuando se hizo público el equipo titular de España para enfrentarse a Eslovaquia sorprendió la ausencia de Marcos Llorente. Se esperaba que debutara César Azpilicueta en su sitio, de lateral derecho, la demarcación en la que Camacho le veía, como el dos del Real Madrid (y Monreal de tres), cuando le entrenó en Osasuna. Pero la entrada de Azpilicueta no debía suponer mandar al banquillo al jugador del Atleti. Al contrario, en el entorno de la Selección se albergaban esperanzas de que Luis Enrique por fin colocara a Marcos en el sitio donde más y mejor rinde, de centrocampista que entra por el carril del ocho. La sorpresa mutó en enfado según se aproximaba el inicio del partido porque para los aficionados españoles, Marcos es el mejor medio de ataque de La Roja y sus números de goles y asistencias de este curso le avalan, y no entendían una suplencia, que a buen seguro por puntual.

Marcos Llorente atiende indicaciones de Luis Enrique.

Luis Enrique no se va a enrocar con Marcos Llorente de lateral porque tras el partido reconoció que le va a poner en su sitio. Otra cosa es que lo haga de principio. Puede utilizarle a lo largo del partido porque se antoja harto difícil que siente a Pedri, el único centrocampista que ha disputado los tres partidos completos. Y Busquets y Koke sí se han ganado la titularidad con su excelso rendimiento. A lo mejor, el seleccionador dosificó a Llorente ante Eslovaquia, igual que a Dani Olmo, fijo para Lucho como Ferran, y a ambos también fueron suplentes. Dicho esto, no se concibe que ante Croacia no juegue, y en su sitio, Marcos, el mejor medio de la Liga, el más completo y el mejor de Europa en el actual fútbol de transiciones.