El Chelsea y Kanté dejan con vida al Madrid

Pocas veces tendrá el Chelsea la posibilidad de sentenciar una semifinal de Champions como en el primer tiempo en Valdebebas. Los de Tuchel fueron como aviones para el Madrid, que sufrió ante las conducciones de Kanté, Pulisic, Mount y Werner. Demostró el técnico alemán que sabía cómo hacerles daño a los blancos. Sin exceso de pases y sí con carreras, incluso con balón. Pero la pierna salvadora de Courtois y el escaso botín, apenas un único gol de Pulisic, dejaron con vida a un Madrid que si de algo sabe es de supervivencia.

Fue mejor la versión arrolladora del Chelsea en el primer tiempo que la que trató de controlar en el segundo. Tiene un físico exuberante este equipo y lo demostró en un arranque de partido espectacular. Conviene recordar que este es el mismo Chelsea que con Lampard jugaba de manera anodina, casi diésel. Mención especial debe hacerse del partido de N'Golo Kanté. Toda la energía y todos los balones sueltos fueron para él, y eso que jugaba en 'territorio Casemiro'. Un escándalo.

La realidad es que la final de Estambul está a un partido en Stamford Bridge. Nadie lo hubiera imaginado hace unos meses, pero el Chelsea es otro equipo con Tuchel. Lo del primer tiempo en Valdebebas fue una exhibición que lamentablemente para sus intereses no se tradujo en un resultado final mejor. Y esa es la peor noticia posible: al Madrid no se le puede dejar nunca con vida.