La doble reivindicación de Nacho

Hay que desterrar la manida frase de "Nacho siempre cumple". Al central le molesta con toda la razón porque tiene cierto tufo a chaval que está empezando y se tiene que ganar el puesto. Y Nacho hace mucho que ya no es un meritorio y que tiene un rendimiento excelso en momentos muy complicados. En la previa alzó la voz para recordar que está en disposición de elegir su futuro y en el césped se marcó un partidazo pleno de jerarquía y despliegue físico.

El Madrid se ha acostumbrado a tener en el banquillo a un suplente ejemplar que nunca se queja y siempre da un paso al frente cuando se necesita y ha llegado el momento de reconocerle todos sus méritos. Nacho es más del Madrid que el escudo y el club ha fichado a precio de oro medianías en su puesto que no tienen ni para descalzarle. Le ha llegado el momento de recoger el fruto del trabajo sembrado y,de paso, de que Luis Enrique se acuerde de él en el numeroso casting que está haciendo para jugar de central en la selección