Gil Manzano: cuando el río suena...

Gil Manzano fue el único que en el Sánchez Pizjuán que no vio la mano de Ocampos previa al gol del Sevilla. Una mano clara, evidente, que el colegiado no apreció. No es una acción que pase inadvertida, aunque sí para Gil Manzano. En el Atlético se marcharon muy enfadados por la labor de este árbitro, no sólo por lo sucedido en este partido sino por lo que colea con él. Gil Manzano no tiene suerte con el Atlético. Por decirlo de una manera suave, se le atraganta el conjunto madrileño. Fue el que expulsó a Diego Costa en un Barcelona-Atlético en la temporada 2018-19, en la que el equipo rojiblanco peleaba por el título. O el que el expulsó a Gabi en el descanso en el túnel de vestuarios en un Atlético-Barcelona de Copa en 2015. Partidos igualados, tensos, disputados, donde los rojiblancos salieron mal parados. En el vestuario del todavía líder recuerdan que esta temporada señaló un penalti a Koke ante el Cádiz que el VAR tuvo que corregir.

Gil Manzano pasó por alto un par de acciones del sevillista Diego Carlos que hubieran supuesto la segunda tarjeta y expulsión del defensa. Más rápido estuvo para mostrárselas a Luis Suárez y Llorente. La afición rojiblanca ironiza con el colegiado y se pregunta si hubiera señalado la misma tarjeta si el uruguayo estuviera aún jugando con la camiseta blaugrana. Y más de uno ha recordado las imágenes de Sergio Ramos encarándose con el colegiado, quien no mostró entonces la misma autoridad. Simeone calló tras el partido mientras Koke estalló tras el mismo. Luis Suárez, por su parte, dijo que el Atlético lucha contra todo. En el césped se preocupan por la mala suerte que Gil Manzano tuvo, una vez más, con el equipo madrileño. En los despachos la preocupación es otra. El colegiado extremeño fue designado para un partido clave del campeonato. La anterior jornada al Atlético le arbitró otro colegiado con el que tampoco tiene una especial relación, Martínez Munuera. El equipo no marcha como en la primera vuelta y le cuesta jugar y ganar. Y, además, ya sabe lo costoso que es defender el liderato ante los dos grandes del fútbol español. Es un clamor que Gil Manzano está presto a amonestar a jugadores del Atlético y que se ha ganado la fama de ser un colegiado muy enérgico en unas ocasiones y mucho menos en otras... Y los aficionados del equipo rojiblanco, que jugó a orillas del Manzanares, ya saben que cuando el río suena...