¿Cuánto se duerme en un Dakar?

Es la pregunta más habitual que hacen cada día los que te escriben para saber cómo estás. "Y qué tal esta noche, ¿has dormido bien?". De hecho, suele ser la primera, porque saben bien que para no venirse abajo con la exigente forma de vida del vivac en Arabia Saudí es imprescindible estar bien descansado, y eso es algo que no siempre es posible cumplir, de hecho, no lo es prácticamente nunca. Porque la realidad es que en un Dakar se duerme poco, a veces demasiado poco, y hay días en los que es inevitable sentir que la competición te pasa por encima como si fueras simple hierba de camello en mitad del desierto.

No entraremos en el cómo (en tienda de campaña y soportando noches de mucho frío con capas de ropa como si fueras a salir a jugar con la nieve en Madrid), solo en el cuánto. Lo habitual para los periodistas que nos desplazamos de un sitio a otro en avión es tener que levantarse cada día entre las 4:30 y 5:30 de la mañana, con lo que si la noche anterior te has ido un poco de hora... Eso es cada día, menos en los que se repite campamento, como en Neom (ya que la novena etapa, que se disputa hoy, es un bucle y arranca y termina en el mismo sitio), ahí es cuando hay que aprovechar al máximo. Se intentará, si el atronador ruido 24/7 que suena en el vivac lo permite, pero eso da para otra historia...