Un nuevo recital de Luka Modric

Seguramente picado en su orgullo de campeón despues de haber sido suplente en varios partidos importantes de la temporada, Modric lleva un par de meses de recital en recital. El croata, que está físicamente como un chaval y con el hambre de un canterano, es el referente para sus compañeros en el campo y un ejemplo de profesionalidad y compañerismo fuera del verde.

Zidane se ha puesto en sus manos para que el equipo recupere su mejor nivel y Luka está respondiendo a lo grande. La única incognita es saber si tantos minutos seguidos no le acabarán pasando factura cuando lleguen los momentos más decisivos de la temporada pero no está el Madrid tan sobrado de fútbol y calidad como para ponerse ahora a pensar en el mes de abril.

A este nivel, Modric tiene que jugar siempre y el trabajo del entrenador será encontrar momentos adecuados para su descanso. Y el trabajo del club ofrecerle una renovación que se gana a pulso cada vez que se pone el 10 del Madrid.