Lo de Marc Márquez empieza a preocupar

El peor pronóstico se materializa y Marc Márquez tampoco estará en el primer gran premio de este fin de semana en Valencia, veremos si en el siguiente en el mismo circuito o en el último de Portugal. El equipo Repsol-Honda no ofrece detalles al respecto, un mutismo que sólo alimenta las especulaciones y la preocupación. Faltan noticias sobre el estado del ilerdense, su evolución y las expectativas de regreso a las pistas. Sabido es que se trata de una situación complicada, que ya hubo un fiasco en el primer intento de retorno y que ahora se deben tomar muchas precauciones. Sin embargo, creo que entre el hermetismo absoluto y la comunicación fluida existen etapas intermedias que se podrían manejar, no hacerlo sólo invita al pesimismo.

Hace unos días ya escribía en este mismo espacio que me resultaba extraño que ni siquiera el piloto diera muchas señales de vida en sus redes sociales. Ha publicado algunas imágenes de actos promocionales, pero ninguna de rehabilitación, entrenamiento físico y mucho menos rodando en cualquier tipo de moto. Un detalle esclarecedor, bajo mi punto de vista, de que las cosas no marchan todo lo bien que sería deseable y dan sentido a algunos de los rumores que han sido desmentidos por Honda de inmediato, como la posibilidad de una nueva intervención quirúrgica o las declaraciones de Bradl asegurando que acabaría la temporada. La decisión de este martes era esperada e importante, aunque tampoco despeja incertidumbre alguna sobre las siguientes dos semanas. Parece que la idea de Marc y su entorno es ir día a día, quizá la esperanza de competir este año siga viva y no arrojen la toalla antes de lo necesario.