Una noche de Niko para olvidar

Nikola Mirotic tenía puestas muchas esperanzas en esta Liga Endesa, una oportunidad extra para conseguir su primer título con el Barcelona. En su presentación con el equipo azulgrana dijo que no tenía que demostrarle nada a nadie, pero el Barça hizo el verano pasado un gran desembolso con su fichaje, el de Cory Higgins, Brandon Davies, Álex Abrines... y el fugado Malcolm Delaney para poner punto final a una sequía que ahora durará una temporada más. En la última Liga azulgrana, Mirotic todavía jugaba en el Real Madrid...

La noche de ayer podría haber sido la de Mirotic. Si hubiera sido el MVP de la final, habría ingresado en un selecto club en el que sólo están (y seguirán) Tiago Splitter y Arvydas Sabonis, dos jugadores que fueron los mejores de la temporada y de la final. Pero ni Niko fue el más destacado (8 puntos, 6 en los primeros minutos, aunque su quinta falta fue muy dudosa) ni el Barcelona pudo levantar un título que se le resiste. Un curso en blanco, pero el equipo azulgrana no debe volverse loco y acabar con un proyecto que a la larga dará sus frutos. Seguro. La temporada también ha servido para ver los problemas que tiene la plantilla. El primero en el puesto de base, donde Hanga se ha visto obligado a ejercer de director de juego durante muchísimos minutos. Con Heurtel recuperado y el fichaje de ­Calathes, el Barça volverá a pelear por todo.