El Madrid hace cumbre

LÍDERES.- Así es. El confinamiento nos ha devuelto un equipo enchufadísimo, con un compromiso indiscutible y un estado de forma superior, por contradictorio que parezca, al que mostró en la triste derrota ante el Betis en el último partido pre-pandemia. Un equipo solidario, que supo mover sus piezas para ir desactivando a una Real Sociedad que tiró del cuarteto de lujo que destrozó a los blancos en el Bernabéu hace cuatro meses en la Copa (Portu, Odegaard, Oyarzabal e Isak). Y eso que faltaban en la partitura inicial dos fijos en el once de Zidane como son Modric (la batuta y la brújula del equipo) y Hazard (el desequilibrio permanente). Por eso a muchos les sorprendió que Zizou se acordase del colombiano James después de cuatro meses de ostracismo y que diera galones a Vinicius ante la ausencia inesperada de la locomotora belga. Pero ojo, Vinicius fue el MVP del enloquecido partido de Anoeta. Menos guasa con él.

Fue penalti.- En un partido inevitablemente marcado por las polémicas arbitrales (Piqué puso el foco en esa diana para justificar el pinchazo del Pizjuán y le salió redonda la estrategia de comunicación), el Madrid volvió a romper a su rival en un segundo tiempo pleno de vértigo. El que puso Vini, que voló por su banda hasta amargar la velada a Gorosabel. Su jugada en el penalti fue antológica, con un caño maradoniano que llevó a Llorente a tocarle lo justo para que no fusilase a Remiro. Penalti, digan lo que digan los memes de las redes sociales, y 0-1 con Sergio Ramos en su suerte favorita.

Ramos 68, Koeman 67.- El Madrid no sólo arrebató el liderato al Barça, sino que el gran capitán le quitó a Koeman el récord individual que el holandés mantenía desde sus tiempos del Dream Team de Cruyff. El camero definió el penalti con su maestría habitual (¡ha metido los últimos 20 que ha lanzado!), logrando sumar su gol 68 en Liga, con lo que se convierte en el zaguero más realizador en la historia de la competición. Pero ojo, Koeman metió 46 de sus 67 goles de penalti, mientras que Ramos sólo 12 desde el punto fatídico. Atrás quedan los 51 de Fernando Hierro (aunque el malagueño metió otros 54 jugando como centrocampista), los 46 de Roberto Carlos y los 45 de Pirri. Además, es su séptimo gol en esta Liga, teniendo sólo por delante en la plantilla a Benzema, que ya suma 17 y se pone a cuatro de Messi... Por cierto, su control fue con el hombro y es lógico que el VAR ratificase a Estrada Fernández su validez. La Real se queja y es asumible con el gol anulado a Januzaj, pero hay una imagen por detrás de la portería donde se aprecia claramente que Merino está en la trayectoria visual de Courtois, impidiéndole lanzarse a por la pelota hasta que la tiene casi encima. Gol anulable.

Espíritu Carvajal.- El canterano de Leganés hizo un partido cumbre, muy camachiano. Le comió la tostada a Oyarzabal en la primera jugada del partido y a partir de ahí se portó como un león, yendo a todas las ayudas tanto en ataque como en defensa. Carva y Ramos son los líderes del líder. ADN blanco.

Afición feliz.- Después de unos meses tan duros y complicados para todos, los madridistas al menos han encontrado en el fútbol un refugio confortable para recuperar la sonrisa. Nueve puntos de nueve tras el fin de la desescalada y liderato estrenado justo en el día que finaliza el estado de alarma. Poco a poco vuelve todo a la vieja normalidad, con el Madrid en la cumbre. Lo justo y necesario.