La magia del Tenis

Pasión por los cuatro costados

Autor: Carlos Coll Martínez
POR
Carlos Coll Martínez Twitter

LA MAGIA DEL TENIS

Los errores más comunes que cometemos con la derecha

Descubre cuáles son los fallos más habituales en los que puedes incurrir con el drive y trata de evitarlos para continuar mejorando tu tenis.

jack_sock_forehand_derecha

La mayoría de personas que jugamos al tenis solemos tener una derecha más segura que el revés; es un golpe que ejecutamos con bastante naturalidad y en el que solemos basarnos para llevar la voz cantante en los intercambios.

No obstante, existe una serie de errores frecuentes que cometemos con nuestro drive y que debemos evitarlos a toda costa para mejorar exponencialmente nuestro rendimiento. A continuación, vamos a ver cuáles son.

Mala colocación

Es algo muy común que nos encontremos golpeando la derecha en una posición completamente frontal con respecto a la red. De esta manera, no podremos rotar bien el tronco y, por lo tanto, no aprovecharemos la fuerza de nuestro cuerpo en el momento del impacto. Esto puede producirnos lesiones en el brazo, ya que vamos a tener que tirar mucho más de brazo para generar la potencia necesaria.

También podemos experimentar el caso contrario; cruzar excesivamente la pierna de nuestro lado no dominante, acortando sensiblemente la finalización del golpe y evitando también una rotación adecuada del cuerpo.

Trata de adoptar un punto intermedio, coloca el pie del lado no dominante en una posición ligeramente avanzada y acompaña el golpe con el cuerpo para finalizar la ejecución.

Empuñadura errónea

Hoy en día, la gran mayoría de jugadores opta por una empuñadura intermedia entre la este y la semioeste. La idea es lograr un buen efecto sin renunciar al control. No obstante, dependiendo del rival y la superficie en la que estemos jugando, podemos modificar levemente la forma de agarrar la raqueta, siempre y cuando sepamos hacerlo de manera correcta. En muchas ocasiones, hay empuñaduras que no nos vienen nada bien por la manera que tenemos de ejecutar los golpes. Descubre cuál o cuáles son las empuñaduras que mejor se adaptan a tu juego y utilízalas inteligentemente.

Finalización incorrecta

Lo que siempre nos explican cuando empezamos a jugar es que debemos concluir la ejecución de la derecha por encima de nuestro hombro no dominante, como si nuestro brazo fuera una bufanda. Sin embargo, dependiendo de la empuñadura que utilicemos, la finalización del golpe puede diferir notablemente; si agarramos una este, lo correcto sería finalizar con la raqueta sobre el hombro, o bien entre el hombro y el codo. Con una empuñadura oeste, la finalización puede ser sobre la cabeza (como Rafa Nadal) o entre el hombro y el codo.

Tronco rígido

Es habitual que nuestra derecha no corra tanto como nos gustaría, y eso se puede deber a diversos motivos. Uno de ellos es una escasa o nula rotación del cuerpo. Para hacerlo correctamente, deberías comenzar utilizando tu brazo no dominante para apuntar a la pelota, mirándola sobre tu hombro de ese mismo lado. Al finalizar el golpe, la base del mango de tu raqueta debería estar apuntando hacia el lado donde has querido orientar la bola.

Escaso efecto liftado

El hecho de golpear la pelota sin nada de efecto top spin suele ser una consecuencia de no estar empuñando la raqueta adecuadamente o de cometer un error notable en el transcurso de la ejecución del golpe.

Recuerda que el golpe liftado va a aportar seguridad y consistencia a tu derecha. Como hemos comentado en otras ocasiones, la clave está en entrarle a la bola por abajo y cepillar la pelota, de modo que se genere un efecto de rotación hacia delante. La mejor empuñadura para la derecha liftada es la semioeste u oeste, aunque con una empuñadura más abierta también puedes golpear con buen efecto.