El virus inventado por el hombre

La Liga va a comenzar y hay que dejar las cosas claras desde el principio. Los actos que nos indignan como sociedad hay que hablarlos para zanjarlos de una vez por todas. Por eso, debemos reconocer que el mundo está infectado por el virus del racismo. A la sociedad, el color negro le produce urticaria. Es cierto que los síntomas son más leves si ese color es famoso y rico, pero le sigue produciendo cierta irritación en la piel. Por eso, no es extraño oír al jugador del Mancherster City, Sterling, preguntar dónde están los entrenadores negros o al portero del Ajax, Onana, reclamar más protagonismo para los porteros de su raza.

Uno de los episodios racistas más conocidos en el mundo del deporte fue en 1936. Jesse Owens, enfureció a Hitler consiguiendo cuatro medallas de oro y demostrando que eso de la supremacía aria era una patraña. Que cabreara a Hitler era de esperar, pero lo sorprendente fue que al regresar a USA, siguiera sin poder sentarse en los primeros asientos de los autobuses, ni vivir donde quisiese.

En 1960, Cassius Clay, más tarde conocido como Muhammad Alí, arrojó su medalla de oro conseguida en los Juegos Olímpicos de Roma, al río Ohio cuando no le quisieron servir en un restaurante solo para blancos. Parecen tiempos muy lejanos pero no hace tanto, en 1995, Mandela utilizó el rugby, un deporte de blancos, para terminar con la segregación racial en Sudáfrica.

Cuando ya pensábamos que todos lo teníamos muy claro, de nuevo, aparece un grupo de cavernícolas y nos devuelven a la realidad. Recuerdo los insultos a Samuel Etoo en La Romareda, en un Zaragoza-Barcelona en el 2006; también me viene a la cabeza los ataques a Mario Balotelli en un Oporto-Manchester City en 2012; incluso uno de los casos más mediáticos como fue el de Dani Alvés, ya en el 2014, cuando recogió del campo del Madrigal una banana lanzada desde la grada y se la comió. Hasta llegar al 2020, cuando Iñaki Williams fue increpado en Cornellá en un intento poco ingenioso de desestabilizar al jugador. La mayoría de las veces se insulta por falta de formación y de lenguaje, pero sobre todo por no tener otros argumentos que necesitan de un poquito más de inteligencia.

Por algún motivo, desde el 2018, se ha detectado un aumento de incidentes racistas dentro del mundo del fútbol. La muestra más clara de ello fue el Bulgaria-Inglaterra del pasado octubre. Tuvo que ser detenido dos veces, debido a los insultos racistas de los aficionados locales a los jugadores negros de la selección inglesa. Teniendo en cuenta que el estadio búlgaro ya tiene una sanción de 5.000 asientos clausurados por el mismo motivo, las autoridades deberían replantearse el tipo de sanciones que están llevando a cabo por este tipo de incidentes. A algunos aficionados se les ha olvidado que el mejor jugador de fútbol de todos los tiempos 'O Rei' Pelé, es negro; o que todos hemos disfrutado de la magia de Ronaldinho y Robinho; que muchos desearían que Pogba jugara en el Real Madrid; o que Thomas Partey recupere su mejor nivel…A lo mejor hay que tristemente reconocer que el fútbol es el espejo de lo que somos como sociedad. Algo que tienen en común los virus del racismo y del COVID es que no te crees que sea tan malos si no los has sufrido. Al menos, el nuevo asesinato racista ocurrido en USA ha servido para que se indigne hasta el mismísimo Michael Jordan.