Tebas, la AFE, la Bundesliga, lo demás...

Empiezan a entreabrirse las puertas. Primero fue para los niños, ahora para los no tan niños e incluso los mayores, con horarios pautados y restricciones. Es un alivio que algunos han convertido en euforia prematura, traducida en escenas no deseables con lluvia de multas. En medio de todo eso, el deporte se despereza, arrastrado por la urgencia de reactivar LaLiga, según el compromiso que, previa requisa de generoso óbolo, contrajo Irene Lozano con Javier Tebas en aquella reunión de trío que completó Rubiales. De momento, los jugadores pueden ir al campo, correr separados y someterse a las pruebas de detección del virus.

E igual el baloncesto, que también quiere completar sus campeonatos. Luego vendrá más, según se consumen las fases del desescalado, término feo pero que se va instalando, qué le vamos a hacer. Los deportistas DAN (alto nivel) pueden desde hoy salir a practicar al aire libre, pero sin acceso a sus instalaciones. Algunas federaciones lo admiten como mal menor, pues no tienen las urgencias del fútbol y el baloncesto. Pero otras piensan que igual que se abren instalaciones de fútbol o baloncesto se podrían abrir CARs, clubes privados, gimnasios municipales o donde sea que entrenen habitualmente los DAN, con los debidos protocolos.

El Gobierno ha tomado al fútbol (a cuya grupa viaja el baloncesto) para animarnos a pensar que esto ya termina. Así que el fútbol va a ir asomando la nariz poco a poco, aun con reticencias, visibles en el comunicado que emitió la AFE ya a muy última hora del sábado, en el que insistía en sus viejas pegas. Tebas, que está actuando desde hace semanas como gran impulsor del regreso, ha tenido a cambio una noticia buena desde Alemania: la Bundesliga no ha alterado su decisión de seguir adelante pese a que tres jugadores del Colonia han dado positivo: "Para eso hacemos los tests", dice el comunicado. Aquí se harán en breve...