Vicente Boluda

Lorenzo Sanz modernizó el Real Madrid

Estamos viviendo días muy tristes. Muchos seres queridos nos están dejando de la manera más cruel, sin posibilidad de darles un abrazo o tan siquiera un último adiós. Lorenzo Sanz Mancebo, ha sido uno de ellos. El maldito coronavirus nos ha arrebatado a nuestro presidente de la Séptima y la Octava, y se lo ha llevado acompañado de una soledad inhumana. Seguro que cuando acabe esta pesadilla, el Real Madrid, nuestro club, le hará un homenaje como le corresponde.

Ha sido el Presidente, de los que he conocido, con mayores conocimientos futbolísticos. Tenía un gusto exquisito. Trajo a Mijatovic, Suker, Roberto Carlos, Seedorf o Capello y dos Copas de Europa 32 años después. En la Séptima su papel fue vital. Heynckes le reconoció que no podía con la plantilla y que lo dejaba. Le mantuvo y se echó el equipo sobre sus espaldas, habló uno por uno con los jugadores y levantó la moral de la tropa. Mijatovic, su gran apuesta, puso el resto. Él también fue quién le dio la alternativa a Del Bosque, decisión tan arriesgada como exitosa no solo para el Madrid, que ganó la Octava, sino también para la Selección. Fue un presidente con una visión de futuro excepcional. El Madrid del siglo XXI empezó a forjarse con Lorenzo. Puso en marcha el 'Proyecto Líder XXI' y el club tiró a la basura las máquinas de escribir y lo informatizó. Con él se hicieron los primeros presupuestos serios; recuperó todos los derechos televisivos; la Esquina del Bernabéu; todas las licencias de márketing y el contrato de Adidas. Quienes le acusaron de dejar el club con deudas nunca explicaron que recuperar todo esto costó muchos millones. Los mega ingresos de ahora son en gran parte por aquellas decisiones.

Descansa en paz, Presidente, que el Madrid y sus socios nunca te olvidarán. Tampoco tus jugadores, que te adoraban. Y aprovecho estas líneas para mandar un fuerte abrazo a toda su familia, Mari Luz, su mujer, y a sus cinco hijos, Lorenzo, Paco, Fernando, Malula y Diana.