A evitar la sorpresa en Marbella

Cuidado con el Marbella. La eliminatoria de este sábado no se parece en nada a lo que pasó en Tolosa hace unas semanas. Es uno de los equipos con más presupuesto de toda la Segunda B y ha perdido solo un partido de los 20 que ha jugado entre Liga y Copa. Tiene gente veterana y juega en su campo. El nuevo formato copero invita a que haya sorpresas y a que más de un favorito se pueda quedar por el camino. Esperemos que no sea el Real Valladolid. Porque la Copa sí interesa. Superar esta ronda garantiza entrar entre los 32 mejores y poder seguir avanzando. No le veo el sentido a poder afirmar que la Copa no interesa. Será a los vagos que no quieren trabajar o a los pobres de espíritu que se conforman con una competición.

Y mientras, el mercado invernal ya está en marcha. No esperamos muchas llegadas, a lo sumo el necesario lateral izquierdo, y sí varias salidas, apunten la de Lunin. Tratar de competir con economías como la del Espanyol, capaz de cerrar el fichaje de Raúl de Tomás por 22 millones es absurdo. Las armas del Real Valladolid para mantener la categoría no pueden ser las económicas, sale perdiendo con todos, y sí las del ingenio y tratar de rentabilizar al máximo el dinero que gasta. Y en eso está. Tratando de soltar lastre por encima de todo. Ya les gustaría a Miguel Ángel Gómez y a Sergio disponer de 20 millones para fichar. No estaría mal.