Zinedine Zidane

En las últimas cinco Champions ganadas por el Real Madrid, ha sido protagonista Zizou. En Glasgow, como jugador, ganando los blancos la novena Copa de Europa, marcó de volea uno de los mejores goles de las finales europeas. En fútbol gana o pierde el equipo, pero algunas individualidades siempre quedarán en el recuerdo. Aquel gol, el de Raúl, y las paradas imposibles del chaval de Móstoles, especialmente en los siete minutos de descuento, son inolvidables. Terminado su tiempo de futbolista, y como segundo de Ancelotti, consiguió la Décima en Lisboa contra el Atleti. En la primera final entre dos equipos de la misma ciudad, y tras una temporada y media como entrenador del Castilla, debutó como entrenador del Madrid, consiguiendo en dos años y medio ¡¡¡TRES CHAMPIONS!!! Es el único entrenador que ha conseguido ganar la Copa de Europa tres años seguidos, además de una Liga, una Copa, Supercopas de España y de Europa, dos Mundiales de Clubes… Un palmarés increíble de quien fue campeón de Europa y del Mundo con su selección como futbolista extraordinario.

Zinedine Zidane.

En este mundo del fútbol, en el que abundan los desmemoriados, conviene de vez en cuando poner estos datos sobre la mesa para responder a los juzgadores del último cuarto de hora. Zidane no es perfecto, nadie lo es, y comete errores, aunque menos que otros. No se entienden algunas alineaciones, y mucho menos, en bastantes ocasiones, los cambios que hace. Parece como si ya estuvieran decididos antes, por rotación diplomática, sin tener en cuenta las circunstancias del partido, "en el minuto setenta siento a Valverde y sale Modric y en el ochenta sale Jovic por Benzema", vaya como vaya el partido y sea cual sea el resultado. No estar de acuerdo con sus decisiones forma parte del derecho a opinar. Pero ¿cuántos de los que dijeron lo contrario han reconocido el acierto de quedarse con Valverde antes que con otros? Por no hablar de los que, cuando la temporada daba sus primeros pasos, ya le linchaban, reclamando la vuelta del que les guiaba con el lamentable "special one dedo". Zidane da menos titulares egoístas y menos imágenes histriónicas en los partidos, pero da más títulos. Merece al menos, porque se lo ha ganado, respeto. MUCHO RESPETO.