Competición
  • Champions League
  • Mundial de Clubes

Me falta una pancarta

Lo admito: soy peor persona que Zidane. Porque de ser él y después de aguantar que Bale no se entrene, hacer de portavoz del club, esconder sus caprichos y que se vaya con su selección y se mofe del Real Madrid con una pancarta que ya se ha convertido en un clásico en estos tiempos modernos (el troleo fue cósmico), le habría puesto a calentar en el minuto dos. Justo después de que Sergio Ramos en una pifia marca de la casa —sus 'deja que aquí estoy yo'— asistiera a Willian José y la afición le pitara. Si el Bernabéu quería mambo lo ideal era sacar a Bale a corretear por la banda. En su contrato sideral debe estar estipulado trotar si el entrenador así se lo exige durante un partido.

Remiro detiene un balón delante de Monreal y Bale.

De todas formas, lo raro es que en la pancarta no añadiera el rugby, el críquet —deportes célebres en su país— y la siesta por aquello de integrarse al menos un poco en las costumbres ibéricas. Supongo que quedaba largo y por eso se descartó. Gales, golf y Madrid tiene más punch y cabe en las camisetas con las que generaciones posteriores a Bale seguirán choteándose del club blanco. Los pitos que escuchó cuando salió en el 65' y cada vez que tocó el balón son merecidísimos y los argumentos sobre la malignidad de la prensa y su responsabilidad al respecto son tan pueriles como gregarios. Las bandadas, los enjambres y los bancos de peces son colectivos que se forman con especies gregarias. El ser humano no, aunque según el diccionario "gregario es una persona o cosa que forma parte de un grupo sin distinguirse de los demás, especialmente si carece de ideas e iniciativas propias y sigue siempre al resto". ¿Que si Bale jugó bien? Sí. Inició la jugada del tercer gol de Modric y no se escondió pese a los silbidos, pero de ahí a salir en procesión rumbo a la Cibeles porque el muchachote galés corre mucho y bien con una pelota va un mundo. Si quiere perdón que se lo gane, que juegue, que deje de menospreciar a quien le fichó, confió en él y le paga. Porque en la pancarta del Real Madrid debería poner: "Así. No. Bale".