El ‘Dream Team’ son los Márquez

Era lo más previsible y, a falta de confirmación oficial, Mela Chércoles adelanta que Álex Márquez será el nuevo compañero de su hermano Marc en el equipo oficial Honda de MotoGP. Me parece la opción más acertada e inteligente, no encuentro razones convincentes que me lleven a pensar lo contrario. Zarco sorprendió en su debut en la categoría reina con una moto ‘satélite’ y no creo que sea mejor piloto que el ilerdense; Quartararo ha sido la revelación de 2019 en condiciones similares y su palmarés no se acerca al que ya exhibe el de Cervera. Con el recién estrenado título de Moto2 como aval, ¿por qué no puede hacer un magnífico papel con la moto de fábrica del ‘Ala Dorada’? Sobre todo teniendo en cuenta el apoyo incondicional del que va a disfrutar.

Obviamente Marc estará encantado de compartir box con su hermano pequeño, al que tanto puede aportar, enseñar y corregir. Que lleguen a ser contrincantes directos algún día se verá, pero tampoco creo que sea un problema grave, al contrario, ese lazo familiar evitará complicaciones llegado el caso, nada hay más fuerte que la sangre asumiendo que un rival siempre lo es. Mediáticamente el binomio es un bombazo en todos los sentidos, completando la ecuación que Álex tiene el sistema de trabajo y el talante de la familia, con lo que su adaptación al método que ha instaurado Marc será fluido. ¿Las comparaciones? Siempre son odiosas, lo sabemos, pero no más que las que ha tenido que asumir Lorenzo, aunque en unas condiciones bien diferentes.