A Modric se le atraganta el Balón de Oro

En las últimas temporadas ha habido un nexo común cada vez que el Madrid ha hecho un buen partido: una buena actuación de Modric. Curiosamente desde que recibió el Balón de Oro la pasada temporada el croata ha entrado en una preocupante curva descendente de rendimiento que está arrastrando a todos sus compañeros. Sus lesiones y su bajón físico le han convertido en un futbolista más, alejado del superclase que se echaba al equipo a la espalda a base de fútbol y personalidad.

Con la Eurocopa en el horizonte tal vez quiera aproximar su mejor pico de forma la que puede ser su última gran competición internacional, pero este Madrid no está para esperar. Por mucho que Valverde lo intente el equipo necesita una versión muy mejorada del croata para intentar salir airoso de los grandes choques de la temporada. Modric está en su derecho de pensar en Croacia,pero antes tiene la obligación de pensar en el club que le paga.