Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Liga Endesa ACB
  • Premier League
  • Serie A
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Liga Portuguesa
  • Liga Holandesa
LaLiga Santander
LaLiga SmartBank
Huesca Huesca HUE

-

Rayo Rayo RAY

-

Liga Endesa ACB
Montakit Fuenlabrada FUE

-

Valencia Basket VAL

-

Iberostar Tenerife TEN

-

UCAM Murcia MUR

-

Unicaja MAL

-

Herbalife Gran Canaria CAN

-

Retabet Bilbao BLB

-

Morabanc Andorra AND

-

Serie A
Ligue 1
Rennes Rennes REN

-

Angers Angers ANG

-

Niza Niza NIZ

-

Metz Metz MTZ

-

Liga Holandesa
ADO Den Haag ADO Den Haag ADO

-

Twente Twente TWE

-

PSV PSV PSV

-

Fortuna Sittard Fortuna Sittard FSI

-

VVV-Venlo VVV-Venlo VVV

-

FC Emmen FC Emmen EMM

-

Zwolle Zwolle ZWO

-

AZ Alkmaar AZ Alkmaar AZ

-

A limpiar la mente y a por el Mallorca

Seamos sinceros: perder en el Camp Nou es algo que entraba dentro de lo posible. Incluso encajar una goleada que, aunque dolorosa, recibieron antes en el mismo escenario Betis, Valencia y Sevilla. Por eso, y por todo lo bueno que había hecho el Real Valladolid con anterioridad, hay que limpiar la mente y hacer memoria. Tiene que hacerlo el equipo, que tiene que olvidar el poso que le dejó la mayor derrota desde la llegada de Sergio, y tiene que hacerlo el sector de la afición al que a veces se le olvida cuál es la realidad del equipo. A todo el mundo le habría gustado reeditar contra el Barcelona una actuación como la del Santiago Bernabéu, pero la lucha es otra: es contra el Mallorca.

Las sensaciones en los últimos partidos en casa invitan al optimismo. La buena actuación contra el Atlético de Madrid y la victoria contra el Eibar constatan las capacidades blanquivioletas: en ninguno de los dos partidos el equipo sufrió apenas en defensa y en los dos fue capaz de generar las suficientes como para ganar. El crecimiento pasa, sin duda alguna, por seguir ganando en el José Zorrilla, donde los blanquivioletas no saben lo que es perder en lo que va de temporada. Qué mejor ocasión para alargar ese buen momento que contra un buen rival, que mantiene buena parte del bloque que tuvo hace dos años en Segunda B, pero que ya ha dado algún susto, el último, al Real Madrid. Por eso la concentración es clave.