Competición
  • Final ATP World Tour
Final ATP World Tour
dominic_thiem Dominic Thiem Dominic Thiem
-
matteo_berrettini Matteo Berrettini Matteo Berrettini
-
novak_djokovic Novak Djokovic Novak Djokovic
-
roger_federer Roger Federer Roger Federer
-
FINALIZADO
roger_federer Roger Federer Roger Federer
7 6
matteo_berrettini Matteo Berrettini Matteo Berrettini
6 3

El Madrid no es más que esto hoy

El Madrid de las malas costumbres volvió a aparecer en Mallorca. Llegó tarde al partido, perdiendo casi desde el vestuario, y nunca terminó de levantarse por no tener una idea ofensiva clara. No existe en él un plan de juego que sume pases y desequilibrio de manera continuada. Sin la dirección de Kroos, mejorado estos últimos encuentros, se entregó a un par de ocurrencias geniales de James y al uno contra uno siempre inacabado de Vinicius. Jovic nunca ofreció un desmarque y estorbó más que generó, a Isco casi ni se le espera y Benzema no puede ser el único patrón en ataque. El Madrid mueve el balón de un lado a otro, pero no presume de automatismos en los movimientos que le permitan superar al rival. Contra un Mallorca vivo y activo, signos que siempre definen al equipo de Vicente Moreno, cedió el liderato, asunto muy menor en comparación con las carencias estructurales que padece.

El Mallorca trazó una estrategia reconocible y se aprovechó de la flojera defensiva blanca. Salva Sevilla jugó mucho tiempo de cara y sin apreturas —50 pases buenos como director de orquesta. Con Budimir como boya, el Mallorca siempre encontró la salida. El delantero protegió el balón y activó después a los jugadores interiores (10 pases a Salva Sevilla, Dani Rodríguez y Febas). La alineación demasiado valiente de Zidane desamparó al Madrid aún más en el repliegue. Isco y James se involucraron poco o mal en este aspecto. Como prueba quedó la jugada del gol de Lago Junior (ver imagen inferior) y la inexistente ayuda posterior del colombiano a Odriozola. El lateral intentó contener al marfileño como pudo, pero nunca acabó de hacerlo. La expulsión evitable le vuelve a dejar en mal lugar.  Las circunstancias en forma de lesiones e incorporaciones tardías a los entrenamientos por el parón internacional impulsaron las rotaciones de Zidane, pero este Madrid sin imaginación ofensiva necesita de más forro en la medular. Hoy es un equipo empequeñecido. 

Progresión sencilla

Budimir gana la posición a Ramos —una constante todo el encuentro y descarga para los apoyos desde atrás de Dani Rodríguez y Febas. Ambos están liberados sin las vigilancias de Isco y James.