Sólo España fue capaz de ganarles

Acabar segundos no es una utopía. En los duelos vecinales ante Suecia, su rival más directo en la pelea por el subcampeonato del grupo, Noruega mostró una extrema competitividad. Los dos empates explican bien lo parejos que fueron ambos encuentros. Esta doble jornada es decisiva para sus intereses: después de recibir a España viajará a Rumanía.

Un seleccionador reputado. Lars Lagerbäck formaba parte de la dupla técnica que dirigió a su país, Suecia, en el Mundial de 2002, cuando consiguió eliminar a la Argentina de Marcelo Bielsa. También en 2006, ya como único entrenador, alcanzó los octavos de final en Alemania. Posteriormente puso los cimientos del milagroso proyecto islandés que llevó a la isla del Atlántico norte a convertirse en la gran sensación de la Eurocopa 2016. Ahora persigue el éxito en un tercer país de la zona.

Con el clásico 4-4-2 nórdico. En las naciones escandinavas este sistema táctico es casi una religión. Incluso cuando el seleccionador pretende reforzar el centro del campo introduciendo a otro medio, la estructura defensiva se dibuja alrededor de dos líneas de cuatro, pasando Odegaard a la misma altura que el único punta. Si juegan dos delanteros de inicio, el talento de la Real Sociedad suele ubicarse en la banda derecha.

La profundidad la aportan los dos laterales. El perfil dominante en el centro del campo de la selección noruega es el de los futbolistas completos: combativos, pero con buen pie; con tendencia al juego interior, pero al mismo tiempo capaces de ocupar un costado. A Selnaes y Johanson, que no son extremos, los sitúa Lagerbäck a menudo en las bandas. De ahí que la proyección ofensiva por ambos lados la den sobre todo los dos laterales: Aleesami, por la izquierda, y el muy interesante Abdellaoui, por la derecha.

ODEGAARD, UN JUGADOR MUY INFLUYENTE CON 20 AÑOS. Los primeros indicios de la madurez de Odegaard llegaron con su selección. Aunque sus números con el Vitesse estaban mejorando con creces los que había firmado con el Heerenveen doce meses antes, la menor competitividad de la liga neerlandesa invitaba a poner en cuarentena ese salto cualitativo. Sin embargo, los choques con el equipo nacional en marzo, unos pocos meses antes de llegar a la Real Sociedad, mostraron a un Odegaard responsabilizado, capaz de asumir el liderazgo futbolístico y de cambiarle la cara a un equipo acostumbrado al juego directo.

La ausencia de Haland cambia poco. Aunque sin duda supone un importante contratiempo no poder contar con el máximo goleador de la actual Champions League, que a sus 19 años lleva dieciocho tantos ya en lo que va de temporada sumando todas las competiciones, a Lagerbäck no le modifica demasiado la línea de trabajo que ha seguido hasta ahora. Y es que el joven artillero del Salzburgo sólo ha sido titular en un partido de la fase de clasificación para la Eurocopa 2020.

La enorme pelea de King como amenaza. A este delantero de origen gambiano pero nacido en Oslo lo reclutó el Manchester United cuando todavía era un adolescente. Ahora en el Bournemouth se ha establecido como titular en un conjunto de la zona media de la Premier League y destaca por su movilidad y su trabajo en la presión. No son pocos los tantos que se originan en recuperaciones provocadas por su persistencia y convicción a la hora de perseguir a los adversarios.