El Derbi

Real Madrid - Atlético de Madrid

Sobre la "grandeur" del Madrid

Ayer en la rueda de prensa en Valdebebas, Zidane rindió un sentido homenaje a Jacques Chirac, al que fuera presidente de la República Francesa entre 1995 y 2007 y con quien había compartido bonitos momentos. Empezando por la conquista del Mundial, en casa, en el año 1998. Chirac era uno de los últimos representantes de lo que llamamos la "grandeur" (la grandeza) de Francia, una cierta idea de ver la vida, de influir sobre las cosas del mundo, de sentirse responsable de los demás. Un concepto que, en lo que concierne al fútbol, le va como anillo al dedo al Madrid y a su actual entrenador.

El club merengue ha sido, es y será siempre la gran referencia de este deporte, de cómo debe comportarse una entidad que ha marcado muchas pautas, que ha definido muchos valores que deben acompañar siempre la práctica del balompié.

Esta "grandeur" encuentra su fuerza y su poder en su arraigo popular y en la persistencia de esta relación centenaria con todo tipo de gentes, desde las clases más humildes hasta las más ricas. Por ello nadie puede decir que es más "equipo del pueblo" que el Madrid. Zidane, como persona y técnico, tampoco lo contempla y lo dejó muy claro con sus palabras sobre el "madrugar y trabajar" del madridismo. Sus orígenes humildes y el orgullo que siente por ello no aceptan mentiras.