Competición
  • Champions League

Y sin Cavani, Neymar ni Mbappé...

Lo decimos todos los años y nunca se cumple. Pero sí, este año el PSG puede ganar la Champions. Y no de casualidad. El proyecto de Leonardo ha sido el gran triunfador del verano. El director deportivo volvió a París para poner las cosas en su sitio. Dicen que su gran éxito ha sido mantener a Neymar y Mbappé, pero yo voy más allá de eso. El brasileño ha sabido poner las patas al banco. Ha fichado a un portero –Keylor-, que le hacía falta; a un mediocentro defensivo –Gueye-, que le hacía falta; y a una segunda línea de ataque –Icardi, Sarabia-, que también le hacía falta. No son estrellas, pero son un equipo para las estrellas.

La goleada al Madrid sin Neymar, Cavani ni Mbappé supone tres puntos nada más, pero al mismo tiempo es un impulso anímico para un equipo que quedó herido de muerte en la última Champions con la eliminación ante el United. Pasó por el Parque de los Príncipes un fantasma con el escudo del Madrid, aunque eso no le resta mérito al conjunto de Tuchel. El plan de poner a Marquinhos de mediocentro funcionó y la presencia de Gueye en esa zona terminó por completo con su rival. Un recital con el empezar el curso y olvidar el affaire Neymar. Vaya que sí.