La clave está en el césped

En la rueda de prensa de esta mañana, Sergio González vino a decir que esto de las obras y las novedades en Zorrilla está muy bien, pero que lo importante es lo que pase en el campo, en el césped, en el juego. Incluso pedía que nadie, ni jugadores, ni aficionados, se distrajeran con este tipo de cuestiones externas, que son secundarias. Y no puedo estar más de acuerdo, extendiendo esta reflexión al mercado de fichajes, las obras y el límite de gasto. Es de valorar la apuesta de Ronaldo y los nuevos dirigentes del Real Valladolid por mejorar las instalaciones, los servicios que se ofrecen al público y la generación de la marca, pero nadie debe olvidar que la clave es lo que pase en los 90 minutos de las 38 jornadas, que lo importante es que la pelotita entre, se ganen puntos y se consiga la salvación.

Porque de nada sirve tener un estadio súpermoderno, unas instalaciones que sean la envidia del fútbol español y que la oferta de restauración esté a un nivel top si el equipo desciende y la campaña que viene el equipo juega en Segunda. Había que pagar a Hacienda, razón de más para apostar por la vertiente deportiva del club. Decía Espinar hace unas semanas que no sería una tragedia, económicamente hablando, descender. Bien, sin embargo, la pregunta es: ¿no se podría haber esperado a asentar un poco más el club en Primera y después afrontar las obras del foso, de los gimnasios, etc? Yo creo que sí. Soy de los que pienso que, hoy por hoy, la clave está en el césped, las mejoras podían esperar.