Competición
  • Europa League
  • LaLiga SmartBank
  • Copa Argentina
Europa League
Dinamo Kiev Dinamo Kiev DKI

-

Malmö Malmö MAL

-

Basilea Basilea BSL

-

FC Krasnodar FC Krasnodar KRA

-

PSV PSV PSV

-

Sp. Portugal Sp. Portugal SPL

-

Eintracht Fr. Eintracht Fr. EFR

-

Arsenal Arsenal ARS

-

LASK LASK

-

Rosenborg Rosenborg RSG

-

APOEL APOEL APO

-

F91 Dudelange F91 Dudelange DUD

-

Standard Standard SDL

-

Guimaraes Guimaraes VGU

-

Rennes Rennes REN

-

Celtic Celtic CLT

-

Copenhague Copenhague CPN

-

Lugano Lugano LGA

-

Cluj Cluj CFR

-

Lazio Lazio LAZ

-

Wolves Wolves WVH

-

Braga Braga BRG

-

Roma Roma ROM

-

Basaksehir Basaksehir BAS

-

Rangers Rangers RAN

-

Feyenoord Feyenoord FEY

-

Wolfsburgo Wolfsburgo WOL

-

Oleksandria Oleksandria OLK

-

B. MGladbach B. MGladbach BMO

-

WAC WAC

-

Ludogorets Ludogorets LRZ

-

CSKA M. CSKA M. CSM

-

Oporto Oporto OPO

-

Young Boys Young Boys YB

-

Sl. Bratislava Sl. Bratislava SLB

-

Besiktas Besiktas BES

-

M. United M. United MNU

-

FC Astana FC Astana AST

-

Partizán Partizán PTZ

-

AZ Alkmaar AZ Alkmaar AZ

-

Gent Gent GNT

-

Saint-Etienne Saint-Etienne SET

-

LaLiga SmartBank
Copa Argentina
Sportivo Estudiantes Sportivo Estudiantes CSE

-

Barracas Central Barracas Central CAB

-

FINALIZADO
Godoy Cruz Godoy Cruz GOD

0

River Plate River Plate RP

1

Septiembre de segundas oportunidades

Lo que mal empieza es pasado. Y ya. Ni empezar bien asegura el éxito ni lo contrario augura un descalabro. De hecho, añado: empezar mal es la mejor de las enseñanzas. No hay drama en un mal inicio que no pueda ser solucionado en el tiempo. Y es que en general, si nos dieran elegir, en cualquier ámbito, preferiríamos un camino de menos a más y no su antónimo. En el fútbol, además, empezar mal baja de la nube a todo el que accedió a ella aupado por la ilusión por lo que empieza. Es un baño impertinente sí, pero de realidad.

La temporada en el Espanyol no ha empezado bien, es un hecho. El ambiente anda cargado por la CE Dani Jarque y rezuma el olor a ultimátum. Gallego camina como el que se sabe señalado, con pinta de haber gastado ya una oportunidad y obligado a aprovechar la segunda, si quiere llegar en el cargo al puente del Pilar. En este fútbol aniquilador de hoy, escaso de paciencia, los entrenadores dejaron de temer la llegada del turrón porque algunos no llegan ni a ponerse el chaquetón en los primeros días de frío de otoño.

El equipo, penúltimo, no pudo terminar peor esa mini liga de agosto con aspecto de provisional, dejando para la llegada de septiembre muchas asignaturas que recuperar: desde el sistema de juego hasta la sintonía entre cuerpo técnico y jugadores. Tiempo hay de remediarlo, pese a que éste sea muy limitado.