Competición
  • Europa League
  • LaLiga SmartBank
  • Copa Argentina
Europa League
LASK LASK

-

Rosenborg Rosenborg RSG

-

APOEL APOEL APO

-

F91 Dudelange F91 Dudelange DUD

-

Rennes Rennes REN

-

Celtic Celtic CLT

-

Copenhague Copenhague CPN

-

Lugano Lugano LGA

-

Eintracht Fr. Eintracht Fr. EFR

-

Arsenal Arsenal ARS

-

Dinamo Kiev Dinamo Kiev DKI

-

Malmö Malmö MAL

-

Cluj Cluj CFR

-

Lazio Lazio LAZ

-

Basilea Basilea BSL

-

FC Krasnodar FC Krasnodar KRA

-

PSV PSV PSV

-

Sp. Portugal Sp. Portugal SPL

-

Standard Standard SDL

-

Guimaraes Guimaraes VGU

-

Sl. Bratislava Sl. Bratislava SLB

-

Besiktas Besiktas BES

-

Oporto Oporto OPO

-

Young Boys Young Boys YB

-

Gent Gent GNT

-

Saint-Etienne Saint-Etienne SET

-

Ludogorets Ludogorets LRZ

-

CSKA M. CSKA M. CSM

-

Partizán Partizán PTZ

-

AZ Alkmaar AZ Alkmaar AZ

-

M. United M. United MNU

-

FC Astana FC Astana AST

-

Wolfsburgo Wolfsburgo WOL

-

Oleksandria Oleksandria OLK

-

Wolves Wolves WVH

-

Braga Braga BRG

-

Roma Roma ROM

-

Basaksehir Basaksehir BAS

-

Rangers Rangers RAN

-

Feyenoord Feyenoord FEY

-

B. MGladbach B. MGladbach BMO

-

WAC WAC

-

LaLiga SmartBank
Copa Argentina
Sportivo Estudiantes Sportivo Estudiantes CSE

-

Barracas Central Barracas Central CAB

-

FINALIZADO
Godoy Cruz Godoy Cruz GOD

0

River Plate River Plate RP

1

Vettel y el miedo escénico

Italia. Circuito de Monza. El templo de la velocidad y la casa de Ferrari. Una leyenda del automovilismo que celebra sus 90 años y aspiraba a hacerlo con un éxito a la altura de las circunstancias. Leclerc en la pole, con Vettel dispuesto a cambiar las tornas. Un escenario épico para buscar una victoria que ansiaban, que necesitaban en Maranello. Y el alemán pierde los papeles, entrompa su monoplaza rojo y pierde cualquier opción, si es que en algún momento la había tenido. Además de precipitarse con una reincorporación al asfalto que pudo ser un desastre, aunque sólo acabó en sanción. Miedo escénico, demasiada presión para un campeón que se siente acorralado. La juventud llama a la puerta con tanta ambición que la pared se tambalea.

No pretendo, en modo alguno, parecer oportunista. Ni desde luego hacer leña de un árbol que parece a punto de caer. Simplemente quiero constatar una realidad que se antoja ya incontestable, Leclerc ha tomado el mando en Ferrari y algo debería cambiar en el planteamiento de Vettel para evitar que ese liderato se afiance. En estos momentos parece difícil que ocurra, aunque un palmarés como el del alemán merece todo el crédito, un margen de confianza que le permita demostrar que sus títulos con Red Bull fueron fruto de algo más que de la superioridad mecánica. Quizá sea una simple cuestión generacional, aunque parecía que el momento de la decadencia de Vettel aún no tocaba. Veremos. Por ahora, en el año del debut del monegasco, la balanza claramente se inclina del lado de la frescura, la juventud y la ambición.