Navegando en un mar de dudas

La temporada se ha iniciado con la alegría de la clasificación para la Europa League, pero esa felicidad se ha visto pronto truncada por un decepcionante inicio liguero. La Liga suele ser siempre la vara de medir más fiable que existe y ha dejado al descubierto las carencias más elementales de un preocupante Espanyol y, sobretodo, ha generado en algunos sectores del espanyolismo la primera crisis de confianza en el técnico. Nueve partidos entre ambas competiciones dejan un pequeño bagaje por analizar y como dijo el bueno de Francesc Via en Ucrania, “ha habido luces pero también sombras en esta clasificación”, algo que no gustó nada al técnico de Súria. Sin embargo, dicha frase es una realidad inefable e incontestable. Un Espanyol que aún no tiene claro a que juega ni que quiere proponer sobre el terreno de juego, con una posesión amplia pero estéril, , donde las ocasiones de gol han escaseado.

A partir de este somero análisis sólo quedan extraer conclusiones que nos permitan mejorar de forma rápida en vistas al apretado calendario jueves-domingo. Una circunstancia que obviamente hace más necesario que nunca encontrar un sistema fiable y un juego reconocible para afrontar los partidos. Instalados en este mar de dudas afrontamos un tramo complejo del campeonato, con la incertidumbre añadida de pensar que un equipo que inicia antes que los demás el campeonato y la competición tendría que ser ahora mismo un trueno y los jugadores volar como aviones. En fin, una duda más a añadir a este inicio decepcionante que esperemos que acabe.