Competición
  • Europa League
  • LaLiga SmartBank
  • Copa Argentina
Europa League
LASK LASK

-

Rosenborg Rosenborg RSG

-

APOEL APOEL APO

-

F91 Dudelange F91 Dudelange DUD

-

Rennes Rennes REN

-

Celtic Celtic CLT

-

Copenhague Copenhague CPN

-

Lugano Lugano LGA

-

Eintracht Fr. Eintracht Fr. EFR

-

Arsenal Arsenal ARS

-

Dinamo Kiev Dinamo Kiev DKI

-

Malmö Malmö MAL

-

Cluj Cluj CFR

-

Lazio Lazio LAZ

-

Basilea Basilea BSL

-

FC Krasnodar FC Krasnodar KRA

-

PSV PSV PSV

-

Sp. Portugal Sp. Portugal SPL

-

Standard Standard SDL

-

Guimaraes Guimaraes VGU

-

Sl. Bratislava Sl. Bratislava SLB

-

Besiktas Besiktas BES

-

Oporto Oporto OPO

-

Young Boys Young Boys YB

-

Gent Gent GNT

-

Saint-Etienne Saint-Etienne SET

-

Ludogorets Ludogorets LRZ

-

CSKA M. CSKA M. CSM

-

Partizán Partizán PTZ

-

AZ Alkmaar AZ Alkmaar AZ

-

M. United M. United MNU

-

FC Astana FC Astana AST

-

Wolfsburgo Wolfsburgo WOL

-

Oleksandria Oleksandria OLK

-

Wolves Wolves WVH

-

Braga Braga BRG

-

Roma Roma ROM

-

Basaksehir Basaksehir BAS

-

Rangers Rangers RAN

-

Feyenoord Feyenoord FEY

-

B. MGladbach B. MGladbach BMO

-

WAC WAC

-

LaLiga SmartBank
Copa Argentina
Sportivo Estudiantes Sportivo Estudiantes CSE

-

Barracas Central Barracas Central CAB

-

FINALIZADO
Godoy Cruz Godoy Cruz GOD

0

River Plate River Plate RP

1

Uno a cero, y Keylor Navas de portero

Tomo prestado un dicho que aún se escuchaba en los sesenta cuando una pareja ganaba la primera mano en la partida de mus: “Uno a cero, y Zamora de portero”. Procedía de una gira de la Selección por Centroeuropa, donde ganó en Viena y Budapest por 0-1, ambas veces con brillante actuación de Zamora. Me vale para este partido de la Copa Audi, en el que el Madrid ha vuelto a patinar. Perdió, y si fue con un marcador aseado fue gracias a Keylor Navas, ese portero que a Zidane y a Florentino no les gusta, pero a todos los demás sí. Un gran portero mirado con desconfianza injusta que soporta con entereza ejemplar.

Keylor aparte, el Madrid fue más de lo mismo. Un equipo entregado a la abulia, habitado por jugadores que han ganado mucho cuando entre ellos estaba Cristiano, cuyo abrazo impetró Florentino anteayer en añoranza de aquel tiempo perdido. Ya no está y es vano pretender que Hazard cubra su ausencia. He aquí un jugador pinturero tirando a bueno que está en algún lugar del tramo que media entre Isco y Cristiano, pero mucho más cerca del primero que del segundo. Por Bale, el otro crack de la plantilla, salvado Benzema, no me pregunten. Se quedó en casa con estrés. Será que hay topillos en los campos de golf.

En fin, tres derrotas y un empate en lo que va de pretemporada, un roto por el que sangra el prestigio de Zidane. Regresó al Madrid para quitarle la soga del cuello a Florentino y ha acabado por ponérsela él mismo de corbata. Su argumento sigue siendo que no le traen a Pogba, pero Florentino tiene dos escapatorias: Mourinho, que sigue sin trabajo, se lamenta de ello y no deja de ser su gran amor roto, y Raúl, que vendría a ser algo así como la ilusión de reproducir el éxito de Guardiola a la sombra de Cibeles. Zidane ya hizo lo urgente: salvar a Florentino. Una vez conseguido eso, es uno más. Y como uno más no es fácil que se le toleren tantos malos resultados.