Competición
  • Premier League
  • Serie A
Premier League

Un suicidio deportivo

Desde 1973, que vi en el Bernabéu mi primer partido con un 5-0 a Las Palmas, jamás había sufrido y sentido una humillación semejante en este casi medio siglo de vocación y lealtad madridista. Ya sé que es pretemporada y que en 1980, tras sufrir un sonrojante 9-1 con el Bayern en Múnich, Boskov lo arregló con una frase genial: "Más vale perder un partido por nueve, que nueve partidos por uno". Pero esto no era un amistoso. Ante el Atleti nunca lo son. Medio país se quedó hasta las cuatro de la madrugada despierto para verles y en Nueva Jersey miles y miles de madridistas asistieron en las gradas a una actuación vergonzosa que debe traer consecuencias. En la tarde de ayer preparé mentalmente el partido viendo en el canal blanco la repetición de la Undécima. Lloré de emoción viendo la tanda de penaltis en Milán. Un Madrid reconocible, comprometido y encastado ante un Atlético como siempre, peleón y crecido ante la camiseta blanca. ¿Les explico la gran diferencia?

Muy sencillo. Ahora no está Cristiano. No es ventajismo. Ya lo escribí el día que se malvendió a la Juventus por 27 millones menos de lo que ahora ha pagado el Atleti por una promesa de 19 años. Con Cristiano, el Madrid intimidaba nada más saltar al campo. No solo son los 50 goles que facturaba por curso, sino el magnetismo que tenía con sus compañeros y el poder devastador que ejercía sobre sus enemigos para destrozarlos ante cualquier debilidad y fisura defensiva. El presidente no midió la trascendencia de una decisión que se ha convertido en un suicidio deportivo. Con Cristiano ganábamos cuatro Champions en cinco años. Sin él, nos eliminan de la Champions en octavos de final (algo que no había ocurrido desde 2010 con Pellegrini) y hasta el Atleti se atreve a meternos siete en una aciaga noche de verano.

Pero como lo de Cristiano no tiene solución, sólo le pido al club que reaccione y deje de vender patrimonio y talento para que la sangría no sea mayor. Me consta, y lo ha reconocido el propio Miguel Ángel Gil, que se ha hablado de la posibilidad de vender a James al Atleti. Por ahí no paso. Después de dejar marchar a Ceballos, Marcos Llorente y Reguilón (algún día Zidane nos explicará qué le han hecho estos tres chavales magníficos), sólo faltaría que también nos quitemos de encima a James, un crack mundial, para reforzar a un enemigo directo. El Atleti lo es, aunque en los despachos en obras del Bernabéu no se hayan enterado todavía...