Competición
  • Copa América
  • Mundial Femenino
  • Copa de África
  • Champions League

Carapaz: un campeón de altura

Hasta hace poco, si me preguntaban por deportistas de Ecuador, me venían dos nombres a la cabeza: el extenista Andrés Gómez, ganador en Roland Garros 1990, y el exatleta Jefferson Pérez, oro olímpico y triple campeón mundial. A Gómez le recordamos los ochenteros porque rivalizaba, y también hacía pareja en dobles, con Emilio Sánchez Vicario, al que seguíamos por el circuito antes de que Bruguera reabriera las puertas de París para que entraran por ellas Moyá, Ferrero, Albert Costa y un torbellino llamado Nadal. A Jefferson también le tuvimos muy presente, ya en los 90, porque a España le va mucho la marcha y era el rival a batir, al que pocas veces se batía. Hace un año emergió Richard Carapaz, vencedor de una etapa y cuarto de la general en Italia. Y al término del Giro 2019 ha entrado para siempre en el santoral.

A sus 26 años recién cumplidos, Carapaz ya es un ilustre del deporte de Ecuador y del pelotón mundial, donde todavía le queda un largo recorrido. Su sólida conquista de la maglia rosa le augura más éxitos, y su espectacular forma de entender la bicicleta le proyecta un enorme seguimiento. El ciclismo no era uno de los deportes principales de su país, en contraste con su vecina Colombia, pero su victoria en el Giro sembrará una afición de la que no se tardará en recoger frutos. No hay nada mejor que un referente para que un deporte crezca en cualquier patria, grande o chica. En este caso, además, el biotipo es perfecto para el ciclismo, para escalar las grandes montañas y para recuperarse de los esfuerzos gracias a su adaptación natural a la altitud. Carapaz se ha criado en Carchi, a más de 3.000 metros. Y eso da alas a los ciclistas.

0 Comentarios

Normas Mostrar