Competición
  • Copa América
  • Mundial Femenino
  • Copa de África
  • Champions League
Mundial Femenino
Copa de África
Champions League
Tre Penne Tre Penne TRE

-

Sta. Coloma Sta. Coloma SANT

-

Feronikeli Feronikeli FER

-

Lincoln Red Imps Lincoln Red Imps LRI

-

La UEFA amenaza al City de Guardiola

La UEFA le ha pegado de momento un buen susto al Manchester City, que se siente amenazado con la expulsión de la Champions por quebrantamiento de la Ley del Juego Limpio. Otro caso PSG, que anda en las mismas sospechas. El City es propiedad de la familia real de Emiratos Árabes Unidos y maneja cantidades de dinero visiblemente superiores a las que la propia explotación de la industria le permite obtener. Las revelaciones de ‘Football Leaks’ han puesto de relieve que el club ha recibido 2.700 millones en líneas de patrocinio hinchadas, procedentes de ADUG, la misma inversora con la que el jeque Mansour compró el club.

Con esa gasolina súper el City tiene una obvia ventaja frente a clubes que viven, simplemente, de lo que da el mercado. Baste saber que en el tiempo en que está Guardiola entrenando allí, el City ha gastado 608 millones en nuevos jugadores y sólo ha vendido por valor de 180. Eso sin tener en cuenta los altos salarios que paga, que le colocan en posición de ventaja frente a quienes, como el Madrid, el Barça o el Atlético, sin ir más lejos, viven de sus propias cuentas, de los ingresos de televisión, mercadeo y asistencia al estadio. Es una cuestión que denuncia mucho Javier Tebas, adalid de esta lucha, que es la de todos los clubes convencionales de Europa.

Por lo demás, esto sirve para poner de reflejo algo que a veces perdemos de vista: la ‘fórmula Guardiola’ funciona mejor con buenos jugadores. Desde luego que es un excelente entrenador y su aportación al fútbol es notable, pero todo se hace mejor si se hace con Xavi, Iniesta y Messi o, en su defecto, con todos los jugadores que se puedan adquirir con una chequera sin límite. El fútbol es de los futbolistas, y los mejores son cada vez más caros. Inyecciones exteriores inflacionan el mercado (bien se está viendo en cómo se disparan los precios) y lo ponen en peligro, al hacerlo depender de caprichos que pueden resultar pasajeros.